Lunes, 29 Agosto 2016 11:28

La clave para usar frío o calor en lesiones musculares

Valora este artículo
(1 Voto)

Aplicar terapias térmicas, bien sea con frío o calor son recomendadas en el caso de lesiones o para aliviar dolores musculares, pero hay que saber cuál es la más recomendada para cada tipo de molestia.

La respuesta más adecuada dependerá de cuán reciente es el dolor o si se trata de un malestar recurrente o crónico.

En principio la recomendación de la Clínica Mayo es colocar primero terapia con frío para eliminar la inflamación y luego de ser necesario pasar al calor. Ambas influyen en el flujo sanguíneo, por lo que ayudan a acelerar el proceso de curación y a aliviar el dolor.

En el caso de las lesiones nuevas, se recomienda la aplicación del frío para  reducir el flujo sanguíneo y evitar que se inflame la zona afectada, o en el caso de ya estar hinchada, permitir que se reduzca rápidamente.

El calor, por su parte, es más recomendado para los dolores crónicos ya que aumenta el flujo de sangre, lo cual incide en la cantidad de oxígeno que llega a la zona y acelera la eliminación de productos de desecho, y esto contribuye a que haya una curación más rápida.

¿Cuándo debemos solo aplicar frío?

El centro médico de la Universidad de Rochester, recomienda en su departamento de salud el uso de parches fríos o hielo en áreas que están inflamadas o donde haya una contusión, por eso se recomienda su uso entre las primeras 48 horas después de haberse dado un golpe, o si has sufrido un esguince, calambres o tirones musculares.

Luego de haberse realizado alguna operación o intervención dental, por ejemplo, el hielo ayuda a reducir la hinchazón, sangrado y moratones. La recomendación es aplicar el hielo durante 20 minutos por cada hora, para evitar que se produzca daño en la piel y sin colocarlo directamente para evitar quemaduras.

Solamente en los siguientes casos no se aconseja utilizar el hielo:

torcedura de pie

1) sobre heridas abiertas o infectadas ni en caso de hemorragia.

2) en piel muy sensible o si es reactiva al frío

3) si te ha salido un pequeño bulto (neoplasia)

4) si padeces trastornos vasculares periféricos (TVP)

¿Y para que será bueno el calor?

De acuerdo con el portal bbc.com, el calor acelera el flujo sanguíneo, lo cual facilita la llegada de oxígeno y nutrientes que reduce la presión sobre las articulaciones y alivia el dolor en los de músculos, al permitir una dilatación de los vasos sanguíneos.

Por estas propiedades, el calor se recomienda en caso de contracturas o dolores musculares, sobre todo para aliviar dolores de las articulaciones, por ello es uno de los tratamientos más efectivos para problemas crónicos como la artritis.

Solamente en caso de que haya inflamación, hemorragia o infección en la zona no se recomienda aplicar calor, y también si tienes problemas de sensibilidad en la piel.

En cualquier caso, la recomendación de bbc.com es que cuando se sufre una lesión se aplique el programa conocido como RICE (Rest, Ice, Compression and Elevation), es decir, reposo, hielo, aplicar presión y en elevación.

Visto 653 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.